Esta galeria de imagenes de ArteProfesional.com y Multimagen requiere el FlashPlayer de Adobe. Puede descargarlo gratuitamente aqui: Obtener el Flash

Identidad femenina en una minoría étnica

Formosa - Argentina - 1989

 

Introducción por Lic. Marina Grunauer

 

La problemática específica de la mujer ha sido abordada desde diferentes enfoques y en múltiples investigaciones y publicaciones a lo largo de la historia. La originalidad de esta investigación consiste en abordar la dimensión femenina a través de funciones específicas que la cultura les ha asignado.

Cada objeto, cada actitud esta impregnada de la experiencia y a través de una imagen nos idea de las fuerzas continuas, fundidas unas en las otras que constituyen la condición femenina, plasmada en formas vivas. La imagen dice más no solo por lo que muestra sino por lo que insinúa ya que tiene una prolongación secreta en la cultura y en el ciclo de vida.

Para traducir la cultura nada es tan sintomático como seguir a través de la imagen lo que impone el entorno en la asociación de los elementos humanos y los elementos naturales. La imagen no se contenta con sugerir situaciones sino que nos obliga a pasar por transiciones no consientes, de una forma a otra de ver el mundo. A través de ella vemos la condición femenina en especificidades concretas; nos muestra como un movimiento perpetuo que corre a

 

través de los tiempos y los pueblos y los liga, tomando impulso en uno para leerse en el siguiente y confundirse todo en elementos nucleares de significación que sin embargo son representados en forma distinta. La imagen tiene el don de mantenerse en el límite exacto que separa la evocación reconocible de las realidades visibles con la capacidad de remitirse hacia los planos profundos de la cultura. La fotografía no solo se ve sino también se lee.

Lo que se lee en ella es la realidad. El significado es el referente. Cada imagen narra una historia en el ciclo vital ? nacimiento, adolescencia, madurez, vejez-. En las minorías étnicas se puede apreciar a través de una lente de aumento el proceso por el cual se construye la identidad femenina, fenómeno más oculto y velado en las sociedades occidentales.

En los grupos aborígenes la condición femenina llega a su especificidad en el hábitat y en el trabajo, los cuales la determinan y marcan su destino. La problemática específica de la mujer se vuelve visible con una fuerza y un realismo que vuelve imposible su desconocimiento u ocultamiento.

Lic. Marina Grunauer

Mayo de 1989


Identidad Femenina por Julie Weisz 

 

Las fotografías que componen este ensayo fueron tomadas en Julio de 1989 en la Provincia de Formosa, Argentina a 1500 km de Buenos Aires, a 350 de la capital provincial, a 40 de la ciudad de Las Lomitas.

Mi intención fue mostrar como viven las mujeres que forman parte de una comunidad aborigen, en este caso Pilagá, que tienen la influencia cercana de la civilización, pero a la que ni ellas ni sus hijos acceden.

La comunidad se llama Campo del Cielo y en ella viven cerca de 35 familias. Carece en de luz eléctrica, de sanitarios, de medios de transporte, de agua corriente, beben de los charcos donde también beben los animales.

La ciudad más cercana, Las Lomitas, donde pueden recibir atención medica queda a 40 km. Son bilingües, aunque en el caso de las mujeres algunas no hablan castellano. Tienen una escuela, a la que asisten cerca de 90 niños y desde donde tratan de organizar grupos de trabajo, talleres de costura, tejido, artesanías, con las madres para la preservación y revalorización de su cultura.

Campo del Cielo es una comunidad agrícola, mas organizada que otras, el alimento lo sacaban de la tierra, pero ahora las que les han destinado no son aptas para el cultivo, sobre todo por no tener agua, por lo tanto comen lo que consiguen , lo que les manda el gobierno o algún animal que carnean.

 

A las mujeres se las ve siempre con un chico al pecho, ellas los dejan mamar hasta que ellos mismos deciden dejarlo o hasta que nace un hermanito, o cuando empiezan la escuela a los cuatro años y les dan la comida. En esos días que conviví con ellos pude sentir las carencias y valorizar en las mujeres su ternura y su compromiso con la vida.

No tenían, nada que pudiera ocultar sus sentimientos, estaba todo a la vista, sin maquillaje, ni lo que las mujeres que vivimos en la ciudad estamos a acostumbradas a tener o a ver.

Las tareas de ellas en la comunidad esta bien diferenciada de la del hombre, ella es la tierra, la creadora, la transmisora de las costumbres tradicionales, la que espera ansiosa la llegada de su hombre con el alimento.

El paisaje es inhóspito, la naturaleza no los ayudó con nada, hace mucho calor y en épocas de lluvia quedan completamente aislados ya que los caminos se vuelven intransitables. Pero a pesar de todo lo que no tienen, estar con ellos en contacto con la naturaleza y con una vida totalmente primitiva me produjeron un shock muy grande y a mi regreso a la vida cotidiana de mujer de gran ciudad sufrí cambios muy profundos, no podía olvidar lo que había vivido, la belleza de esas mujeres y sus hijos, del calor humano que me brindaron y cómo se entregaron y me permitieron compartir sus vidas.

Julie Weisz

Septiembre de 2011

 
 
Julie Weisz Fotografías - CABA - Argentina - info@julieweisz.com.ar
by multisitios.net